Funcionamiento

El Alternador (y, por consiguiente, el regulador) es accionado por el motor mediante la correa. Transforma la energía mecánica en energía eléctrica y produce la potencia demandada para las varias cargas eléctricas.
Cuando la demanda de energía eléctrica es superior a la producida directamente por el Alternador (por ejemplo, cuando todos los aparatos eléctricos están en marcha, o cuando el motor se encuentra al mínimo), la batería proporciona temporalmente la cantidad de energía adicional necesaria para los equipos. Durante el funcionamiento normal del vehículo, el alternador recarga la batería hasta su nivel original.

La velocidad del motor cambia constantemente en función de las condiciones de conducción. Por consiguiente, también la velocidad del alternador y la tensión generada por el mismo cambian. El regulador controla la tensión generada por el alternador y permite proporcionar la tensión apropiada a las demandas de energía eléctrica procedentes de los varios aparatos. Asimismo el regulador asegura la carga correcta de la batería.