Principios del sistema diésel

Sistema de inyección de combustible diésel

El sistema de inyección de combustible es un elemento central del motor diésel. Mediante la presurización e inyección del combustible, el sistema fuerza el combustible en el aire comprimido
a alta presión en el interior de la cámara de combustión.

El sistema de inyección de combustible diésel consta de los elementos siguientes:

  • Bomba de combustible - aspira el combustible del depósito de combustible.
  • Filtro -  filtra el combustible.
  • Bomba de inyección de combustible - presuriza el combustible a alta presión.
  • Tubería de alta presión - conduce el combustible al inyector.
  • Inyector - inyecta el combustible en el cilindro.

Algunos depósitos de combustible tienen también un decantador en el fondo del filtro para separar el agua que pudiera haber en el combustible.

Funciones del sistema

El sistema de inyección de combustible diésel realiza cuatro funciones principales:

Suministro del combustible

Los elementos de bombeo como el cilindro y el émbolo están integrados en el cuerpo de la bomba de inyección. El combustible se comprime a alta presión cuando la leva alza el émbolo, y se suministra seguidamente al inyector.

Ajuste de la dosificación de combustible

En los motores diésel, la admisión de aire es prácticamente constante, independientemente del régimen de giro y de la carga del motor. Si la dosificación, la cantidad inyectada, varía con la
velocidad del motor y la regulación de la inyección se mantiene constante, la potencia y el consumo de combustible varían. Debido a que la potencia es prácticamente proporcional a la dosificación de la inyección, ésta se regula mediante el pedal de acelerador.

Ajuste de la regulación de la inyección

El retraso del encendido es el tiempo transcurrido entre el punto de inyección, encendido y combustión del combustible, y el punto de máxima presión de la combustión. Siendo este periodo de tiempo casi constante independientemente de la velocidad del motor, se emplea un temporizador para ajustar y cambiar la regulación de la inyección, permitiéndose obtener la combustión óptima.

Pulverización del combustible

Después de la presurización del combustible por la bomba de inyección seguida de su pulverización realizada por la tobera del inyector, el combustible se mezcla de manera efectiva
con el aire mejorando así el encendido. El resultado es una combustión completa.